Toppbetting Guide

INFORMACIÓN SOBRE LAS APUESTAS DEPORTIVAS

Las apuestas deportivas consisten en predecir el resultado de un evento deportivo e invertir una cantidad determinada en esa predicción. El deporte al que más se apuesta cambia dependiendo del país, pero la mayoría de apuestas son en torno a fútbol, fútbol americano, baloncesto, béisbol, hockey, artes marciales mixtas y boxeo (todas ellas tanto a nivel amateur como profesional). Las apuestas deportivas pueden llegar a abarcar también eventos no deportivos, como los reality shows o las elecciones gubernamentales, así como otros eventos no humanos como las carreras de caballos o galgos. Los apostantes invierten la cantidad que desean ya sea de forma legal (a través de un casa de apuestas regular o deportiva) o de forma ilegal (a través de empresas privadas conocidas como bookies). El término book hace referencia a los libros que usaban los corredores de apuestas para hacer un seguimiento de las mismas, así como de los pagos y las deudas. La mayoría de las casas de apuestas deportivas que actúan de forma legal se encuentran en internet. Estas operan con una jurisdicción diferente a la que atañe a los clientes a los que ofrecen sus servicios; algo que se hace, generalmente, para sortear ciertas leyes sobre apuestas relacionadas con algunos mercados.

CASAS DE APUESTAS/INDUSTRIA DEL JUEGO:

Las casas de apuestas son las encargadas de ofrecer distintos mercados para cada deporte. La mayoría de estos presentan un sistema binario de resultados: un equipo gana o pierde. Las casas de apuestas aceptan ambas selecciones y mantienen un margen que les asegura beneficios independientemente del resultado final. Normalmente, la ventaja es de 11-10 respecto a sus clientes (para pequeñas apuestas está cerca del 6-5). Esto significa que la casa de apuestas sobrevivirá con casi toda seguridad a largo plazo. A corto plazo, por lo tanto, debe poder afrontar pérdidas considerables.

CUOTAS:

Las cuotas para un determinado resultado en una apuesta concreta se presentan o bien en su formato europeo (cuotas decimales), británico (cuotas fraccionarias) o americano (cuotas americanas). El formato europeo se usa, además de, obviamente, en el viejo continente, en Canadá y Australia. Muestra la relación entre la ganancia bruta y la apuesta en un formato decimal. Las cuotas decimales de 2.00 son apuestas a la par. El formato británico (cuotas fraccionarias) se usa en las casas de apuestas de la misma región. Presentan la proporción de ganancias netas respecto a la apuesta: el símbolo “/” se pronuncia “a”; por ejemplo, 7/1 se dice “siete a uno”. Las cuotas fraccionarias de 1/1 son apuestas a la par. La cuota americana indica, cuando esta es negativa, la cantidad que se necesita apostar para ganar 100 unidades; mientras que, si esta es positiva, indica cuánto se podría ganar en caso de apostar 100 unidades. Las cuotas americanas de 100 son apuestas a la par.

Decimal

Fraccionaria

Americana

Hong Kong

Indonesia

Malaya

Probabilidad Implicita

1.50

1/2

-200

0.50

-2.00

0.50

1 in 1.5 = 67%

2.00

Evs (1/1)

+100

1.00

1.00

1.00

1 in 2 = 50%

2.50

6/4

+150

1.50

1.50

-0.67

1 in 2.5 = 40%

3.00

2/1

+200

2.00

2.00

-0.50

1 entre 3 = 33%

de conversión

x

A

Haga esto

Decimal

Fraccionaria

x-1, convertir a fracción

Decimal

Americana

100*(x-1) if x>2; -100/(x-1) if x<2

Fraccionaria

Decimal

dividir fracción, posteriormente x+1

Fraccionaria

Americana

dividir fracción, posteriormente 100*x si x>=1; -100/x si x<1

Americana

Decimal

(x/100)+1 si x>0; (-100/x)+1 si x<0

Americana

Fraccionaria

x/100, si x>0; -100/x, si x<0

Decimal

Hong Kong

x-1

Hong Kong

Indonesia

x si x>=1; (1/x)*-1 si x<1

Hong Kong

Malaya

x si x<=1; (1/x)*-1 si x>1

 

En los mercados de apuestas asiáticos existen otro tipo de formatos para expresar las cuotas. Estos son el Hong Kong, malayo e indonesio. Las cuotas también suelen expresarse en términos de probabilidad implícita, que corresponden a la probabilidad con la que tendría que ocurrir el suceso en cuestión para que la apuesta sea una proposición equilibrada (en promedio).

Existen numerosas herramientas en línea para realizar conversiones automáticas entre los diversos formatos.
Al establecer las cuotas, la casa de apuestas está sujeta a una serie de limitaciones.

La probabilidad implícita que acarrean las cuotas debe ser mayor que la real para cada posible resultado. De este modo, las casas de apuestas se garantizan unos beneficios esperados positivos.

Si las apuestas a cada resultado se hacen en proporción a la probabilidad implícita de cada cuota, la casa de apuestas se asegura beneficios (apuesta equilibrada).

SISTEMAS DE APUESTAS DEPORTIVAS:

Los sistemas de apuestas deportivos hacen referencia a un conjunto de acciones que cuando se utilizan con un partido o deporte concretos facilitan la obtención de ganancias. Teniendo en cuenta que las apuestas deportivas involucran a seres humanos, no existe una ventaja fija ni para la casa ni para el apostante. A priori, los sistemas permiten al jugador obtener esa ventaja.

Las casas de apuestas usan sistemas concretos en los análisis que hacen para poder establecer cuotas exactas. Esto hace que el apostante novato tienda a creer que usar determinado método le funcionará siempre. Pero es bien sabido que llegado un punto, las cuotas se ajustan de nuevo para provocar que esa forma de plantear el juego deje de resultar beneficiosa. Los sistemas de corta duración se conocen como trends. Cualquier suceso que permita determinar que una selección tiene más posibilidades de salir ganadora respecto a otra se llama angle. Los angle se combinan entre sí y los trends para formar sistemas.

APOSTAR CON SISTEMAS:

Los sistemas pueden resultar engañosos. Cualquiera de ellos puede reducirse lo suficiente, a través de criterios poco sólidos, para crear una falsa sensación de que estamos ante un sistema realmente productivo. Por ejemplo, podemos lanzar una moneda en la que la cara sea el equipo local y la cruz el equipo visitante. Ambas tienen un 50 % de probabilidades de salir, pero si la cantidad de lanzamientos se limita a una cantidad pequeña, podemos crear la ilusión de que predecir cara conlleva un 75 % de acierto.


Esto, sumado a que las casas de apuestas deportivas ajustan sus cuotas en función de los sistemas existentes, hace que sea difícil dar con uno que sea duradero. Algunas casas son más lentas que otras a la hora de ajustar las cuotas de algunos deportes, en otros casos no. Todo depende del número de partidos jugados y de la cantidad de dinero que inviertan los apostantes.

Los sistemas de apuestas deportivos no siempre han sido motivo de confianza o gusto por parte de los apostantes. El problema está en que un evento deportivo tiene demasiadas variables muy difíciles de predecir de forma fiable por una máquina. Pese a esto, las cosas han empezado a cambiar en los últimos tiempos debido a que los dueños de los equipos muestran cada vez más interés en el valor de las estadísticas. Libros como Sabermetrics, de Bill James, y Basketball on Paper de Dean Oliver, han introducido el análisis estadístico detallado en los modernos sistemas de apuestas deportivas. Cada vez son más los blogs relacionados con este tema, así como los servicios que ofrecen sistemas que afirman haber obtenido excelentes resultados gracias a la estadística avanzada.

DETERMINAR SISTEMAS:

Determinar sistemas: es cuestión de recurrir a ciertas herramientas de análisis informático y extraer todos los partidos posibles que cumplen con los criterios del apostante. Una vez hecho esto, el jugador analiza los resultados de esos partidos para determinar qué equipo escoger.
Dos tipos de sistemas:
Análisis de la regresión: es una técnica estadística que se usa para determinar la importancia de las variables que afectan al resultado de un evento. En el caso de las apuestas deportivas, esto se hace con la regresión lineal múltiple. Debido a la complejidad de los eventos deportivos, así como a sus múltiples variables, se hace muy difícil, sino imposible, identificar de forma precisa todo lo que influye en el resultado de un partido. Además, el análisis de regresión asigna un valor a cada variable que determina con qué fuerza afecta al resultado final del evento estudiado.
Por ejemplo, la Estadística Avanzada de la NFL llevó a cabo una prueba de este tipo de análisis en los partidos de fútbol americano. Los resultados confirmaron que el aspecto más importante para ganar un partido era la eficiencia en el pase. Pero uno de los problemas que provoca este tipo de análisis es el de determinar la causalidad frente a la correlación. Es decir, la posibilidad de identificar la diferencia entre algo que provoca una acción y algo que sucede a causa de una acción. Pongamos por caso que cada vez que tengo una temperatura corporal superior a los 38 grados centígrados también tengo dolor de garganta. ¿Es la fiebre la razón por la cual tengo dolor de garganta o simplemente establecen una relación de correlación, sucediendo de forma simultánea? El análisis de la regresión podrá identificar qué sucesos ocurren a un mismo tiempo, pero no si uno de ellos es el causante del otro.

Anomalías estadísticas: estas son las desviaciones de la regla común y le ofrecen una ventaja competitiva. Es posible que le sorprenda saber que la mayoría de los puntos obtenidos en un partido de fútbol americano son de 3 y 7 unidades. Por supuesto, siempre hay otros puntos como los extra, safeties y las conversiones, pero en comparación con todos los puntos que se consiguen, suponen un porcentaje mínimo. La distribución estadística de los puntos abre la posibilidad de anomalías estadísticas.
Para encontrar estas anomalías se necesita revisar minuciosamente las estadísticas de cada jugador y cada equipo. También hay que tener en cuenta factores significativos: lesiones, tendencia de un equipo a ganar más en estadios cubiertos o no, el clima (en caso de disputarse al aire libre), las condiciones atmosféricas a las que el equipo está acostumbrado a la hora de jugar, etc. También puede buscar anomalías basadas en la opinión pública y la mentalidad del equipo.
Para determinar los sistemas de apuestas se suelen utilizar factores psicológicos, motivacionales, biológicos y situacionales, que, en función del historial de actuaciones, se decantan más por un equipo que por otro. Normalmente, la creencia se basa en la necesidad de disponer de más de uno de estos factores apuntando hacia uno de los equipos si lo que se quiere es disponer de un sistema de apuestas provechoso.